El título de este articulo resulta quizá extremista, no es que haya destinado mis tres largas semanas de vacaciones decembrinas a viajar literalmente “por el mundo”, lo he nombrado así porque en mi andar por las playas del oriente de nuestro México, en el estado de Quinta Roo, específicamente en Cancún, me encontré con la maravillosa situación de estar rodeado de extranjeros, lo curioso es que, sabía que eran extranjeros porque la mayoría no pierde su acento, sin embargo, muchos de los “vacacionistas” extranjeros en realidad son residentes en nuestro país.

Esto me lleva a decir que sin lugar a dudas, nuestro país ha sido y es un país receptor de inmigrantes. Hace algunos años, quizá unos seis años atrás, recuerdo perfectamente, que predominaban los españoles, algunos italianos y franceses, pero en su mayoría españoles, que debido a la crisis por la que atravesaba aquella parte del mundo, deciden muchos de ellos emigrar a nuestro país en busca de un trabajo que les permita dar sustento a sus familias.

Incluso tuve la fortuna de conocer al señor Clavijo, un español muy amable y carismático que se volvió empresario en México, ya que sus conocimientos novedosos en ingeniería le permitieron aperturar propia empresa aquí, y que gracias a su empresa, al menos en aquel entonces, había varios mexicanos trabajando formalmente. Y por supuesto, no podemos dejar de mencionar a los chinos, que desde hace varios años se han establecido en nuestro país, en el famoso y conocido “barrio chino” ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México, cerca del Palacio de Bellas Artes, donde podemos encontrar variedad de restaurantes y negocios de importación y que tiene su propia y gran fiesta  de celebración cuando se festeja el “año nuevo chino”, al que muchos mexicanos en algún momento hemos tenido la oportunidad de asistir.

En esta ocasión, durante esta temporada, no solo se trataba de europeos o asiáticos en las playas de nuestro México, si no de centroamericanos, que como lo mencionaba y por las breves charlas que llegue a entablar o llegue a “escuchar” (sin intenciónJ) están viendo a nuestro país no solo como un lugar de tránsito a los Estados Unidos, sino como un destino para poder establecerse.  Por ejemplo, Camila es una chica de 25 años que estudio en su natal Bolivia la carrera de Leyes, ha venido a probar suerte en las universidades mexicanas para realizar sus estudios de maestría y doctorado, con el firme convicción de que México es un país que desde hace un año la ha “apapachado” mucho, como ella lo dice y ve su vida futura en nuestro país. Luego se encontraba Federico y Sabrina, venezolanos  que venían de Monterrey, donde se encontraban radicando por cuestiones laborales de Federico, pero que en busca de un poco de sol, deciden llegar a la playa a pasar una agradable temporada navideña. Después Arturo y Cristóbal, un par de chicos chilenos entre unos 30 y 35 años que se encontraban trabajando desde hace más de un año y medio como “freelance”  en empresas que se dedican al diseño de interiores y diseño de muebles en el hogar… y así podría seguir mencionando pequeñas historias de lo que tuve la oportunidad de presenciar, por aquellos lares.

Lo realmente importante ante toda esta narrativa es que pasa con la economía de los mexicanos cuando en condiciones “normales” un mexicano tiene que competir contra 100 mexicanos más por un puesto en una empresa,  ahora la situación, con esta recepción de extranjeros en nuestro país, pues quizá el mexicano ya no solo debe competir con 100 mexicanos, sino además con 10 extranjeros más por un puesto laboral.

En el aspecto educativo, quizá de deba tomar en cuenta que hay niños que no hablan español y que deberá buscarse un espacio donde se les permita aprender el idioma, quizá con muchos adultos suceda lo mismo.

Al final es grato saber que nuestro país es tan buen país, que mucha gente extranjera desea establecer sus vidas aquí, sin embargo, ¿demográficamente, nos vemos afectados?, ¿nuestra autoridades tienen un control real sobre el número de inmigrantes en nuestro país?

Son dudas que será interesante poder resolver.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación Humana: Para verificar que usted es un humano y no un robot de correo no deseado, por favor ingrese la respuesta en el siguiente recuadro a continuación basado en las instrucciones contenidas en el gráfico.